Glup!

Olvidar es para los peces…

Siempre pienso en ellos,

en esos pobres olvidadizos,

que poseen tantas vidas

como segundos dura

su débil memoria.

Pienso también

en lo afortunados que son,

en la facilidad con la que

superan sus propios errores.

 

Ahora pienso en mi,

en mi pobre y única vida,

que discurre en un presente

que siempre se nos escapa,

en un futuro

que no existe,

y en un pasado

que nos traiciona una y otra vez,

y del que no podemos deshacernos.

 

En un ligero movimiento,

mi aliento se posa en tu nuca,

acaricia el dorso de tu cuello,

alcanza el interior de tu oído y,

en un suspiro,

te dice que te quiere.

 

No necesito estar a tu lado

para quererte.

No me hace falta tocarte

para quererte.

No exijo tu presencia

para quererte.

Tampoco tu risa,

ni tu deliciosa mirada,

ni tus besos

ni tus llantos

ni tus caricias.

 

Me conformo, sí,

con bucear entre los recuerdos

que nos unen,

mientras los peces que guían

mi viaje por las profundidades

de la memoria,

entre su glup!, glup!,

entre sus infinitos olvidos,

buscan despiadadamente

mi amnesia,

mi devenir-pez,

mi devenir-olvido,

mi devenir-olvidarte.

 

En un movimiento,

esta vez torpe,

mi aliento se posa en tu nuca,

desliza sus escamas por el dorso de tu cuello,

alcanza torpemente el interior de tu oído y,

en un sollozo…

glup!, glup!

 

Sergio Cernadas

A Coruña, 24 de maio de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: