Fragilidad

Posted in Poemario on 18 mayo, 2012 by Sergio

Soy quien visita tus infiernos,

ese que aviva el fuego fatuo

que decora los pasadizos

de tu mundo interior.

Aquí se está al calor.

Aquí todo es hermoso.

Aquí, donde toda compañía es imposible.

 

Pero, ¿quién la necesita?

Al menos, no

el que regenta tu caverna,

esa guarida en la que reposan

tus miedos

y tus deseos más profundos,

esos que sólo yo conozco

y que revelo en tus sueños.

 

Soy tus desengaños,

tus desilusiones

y tus debilidades.

Mientras me quede aliento,

te haré saber que también

soy tu vida.

Que lo que hay fuera es,

la mayor de las veces,

un simple consuelo.

Que debes enfrentarte a mí,

y que siempre gano,

no la batalla,

sino la guerra.

 

Como administrador de tu tormento,

te digo que la vida consiste

en el mismo infierno que eres,

y que el final será tu descanso…

y el mío.

 

Alcohólico del mal,

advierto lo fatigoso de la tarea,

y te digo que tu felicidad

es mi quietud.

 

Ahora decidme,

hombres que habitáis el mundo:

¿de dónde proviene vuestra fragilidad?

Si supierais que es ella

la que nutre la sangre

que corre por mis venas,

¿no tratarías,

en este mismo instante,

de daros muerte?

Sergio Cernadas

Corcubión, 18 de maio de 2012

Anuncios

Entre

Posted in Poemario on 18 mayo, 2012 by Sergio

Mi corazón registra

una bajada de las temperaturas,

un enfriamiento cósmico.

 

Ni siquiera los rayos de sol

que golpean ahora mi cuerpo

consiguen arrancarme de la nevera

en la que parece habitar nuestro mundo.

 

Los perfiles de las nubes

que surcan este cielo azul

evocan ese abrazo que no te di,

ese beso que no te regalé,

esa caricia que se perdió

en la eternidad de un adiós

que nunca tuvo lugar.

 

Mi vida transcurre

en el entre

de las decisiones que no quiero tomar,

en el entre

de las cosas que no quiero hacer,

en el entre

de un ritmo que no quiero seguir.

 

El pulso de la existencia,

de ese milagro (que somos),

solo se deja sentir en ese enigmático lugar

que mora entre las cosas,

en ese tiempo incontable

que abraza aquello que merece la pena.

 

Exculpa mis carencias,

y mi falta y mi vacío…

Ayúdame,

con una pizca

de ese cariño que (sé que) nos une,

a ahogar la estupidez y,

de paso,

decirle a la distancia,

a la fría y distante distancia,

que somos muy fuertes.

 

Pienso en ti.

Estás conmigo.

En mí.

Entre las cosas y los seres.

Donde vive aquello

que importa.

 

Sergio Cernadas

Corcubión, 18 de maio de 2012

Sinestesia

Posted in Poemario on 11 mayo, 2012 by Sergio

Recorro con mis manos tu mirada (verde).

Escucho tus caricias.

Respiro, respiro hondo,

y siento los contornos que dibuja tu espalda.

Con mis pupilas, puedo ver

tu aliento agitado, jadeante…

En mi pequeño viaje,

saboreo la forma en que me abraza

tu cuerpo (púrpura).

Los surcos que el paso del tiempo

ha tallado en las palmas de mis manos,

advierten el latir de tu corazón (rojo).

Cierro los ojos, y la oscuridad

que nos rodea me susurra:

“cabalga las tinieblas,

paladea el modo en que te envuelve

su brisa (azul),

y no cedas ante la expectativa

de la (blanca) claridad”.

Sergio Cernadas

A Coruña, 7 de marzo de 2012

Presencia

Posted in Poemario on 9 mayo, 2012 by Sergio

La gente camina, vaga, se arrastra

por el suelo del mundo.

Fusión y fisión de átomos,

átomos cargados,

positiva o negativamente,

de razón,

de dudas,

de penumbras y claridades,

de tragedias,

de alegrías,

de placeres y dolores.

 

Entretanto,

y a través del cristal de este vagón

que mi cuerpo comparte con otros

a los que no toca,

no habla,

y apenas roza con la mirada,

fijo mis pupilas en un punto,

en ese centímetro que ahora

parece un metro

y un kilómetro,

y en el que tu imagen,

que busco desesperado,

se desvanece una y otra vez,

difuminada por la silueta

que dibujan aquellos que

caminan este mundo.

 

Pienso en todo lo que

me une a ese “tú” que

no es tu presencia.

Pienso en todo lo que

me separa de estos “ellos”

que sí están.

 

Mi interior vibra en una carcajada.

Eres tú, entonando

la risa que nos acerca,

la que hace que el kilómetro

parezca un metro

y un centímetro,

y en poco tiempo el punto cero…

el contacto de ese abrazo

en el que deseo fundirme contigo.

Sergio Cernadas

Tren A Coruña-Santiago de Compostela, 7 de maio de 2012

Háblame

Posted in Poemario on 24 abril, 2012 by Sergio

Háblame de ti,

y deja que mi cuerpo

se inunde con tus palabras,

con tus gritos

y tus susurros.

 

Dibuja un escalofrío

en mi espalda,

recorriendo con tus yemas palpitantes

los surcos que describen

mis vértebras.

 

Con una mirada…

sí, con esa mirada tan tuya,

haz pedazos la seriedad de mi rostro.

Pídele, como solo tú sabes hacerlo,

que esboce una sonrisa,

y dile que las lágrimas

no son para hoy.

 

Pero, entretanto,

no dejes de hablarme de ti.

Deja que mis oídos

saboreen tus experiencias.

 

Ojalá estuvieras aquí.

Para vivir esta vida perra juntos.

Para soñar, no conmigo,

sino a mi lado.

Para ser uno,

y no un “tú” y un “yo” errantes,

caminando un mundo

que no nos quiere.

 

Sé que no estás.

Pero, al igual que yo te hablo,

tú, dime…

Háblame de ti.

Sergio Cernadas

A Coruña, 23 de abril de 2012

Löschen

Posted in Poemario on 18 abril, 2012 by Sergio

¡Suelta eso!

No quieras borrar las huellas

que el tiempo,

con su daga incandescente,

ha ido dibujando

en cada uno de los recovecos

que conforman tu suave figura.

 

Deja que palpite,

en cada una de ellas,

la muerte que somos.

Una muerte que,

lejos de esperarnos en el ocaso,

nos saluda en cada (nueva) arruga.

 

¿Y si la muerte nunca tuviera lugar?

¿Y si no se tratara de ese horizonte ineludible

al que todos estamos abocados?

¿Y si no fuera ella la que nos saluda

en cada nueva arruga?

Borrar la muerte.

Abrazar la eternidad.

 

Siéntate a mi lado.

Coloca tu mano en mi pecho.

Advierte los amargos latidos

de mi viejo corazón, y dime:

¿qué sería la vida sin la muerte?

Un (eterno) castigo.

La mayor de las penitencias

que la naturaleza, o Dios,

habrían podido concebir para nosotros.

 

Por eso te digo: ¡suelta eso!

Por lo mismo, a viva voz, declaro: ¡suéltalo!

La muerte asoma en cada instante

portando el peso de la finitud,

y recordando así a la vida

su sentido,

que no es otro que su propia consumación.

Sergio Cernadas

A Coruña, 18 de abril de 2012

“Eudaimonía”

Posted in Poemario on 18 abril, 2012 by Sergio

Acércame un gramo de felicidad.

Colócalo aquí, en mi regazo.

Deja que su viscosidad

se deslice entre mis muslos,

destilando así la tristeza

que preña sus lágrimas.

 

Porque la felicidad también llora.

Incluso los hombres felices lo hacen,

y los niños

y las hormigas

y los dinosaurios…

y esos ojos que ahora me miran,

mientras se esconden tras la oscuridad

de esta noche lluviosa.

 

La ciudad inundada de lágrimas.

Lágrimas que colorean las aceras,

acarician los tejados,

erosionan las fachadas

y se deslizan sobre las farolas que proyectan

su negra luz sobre los (felices) paseantes

que decoran el (triste) paisaje.

 

Mientras tanto,

desde ese lugar

en el que el mundo toca a su fin,

la felicidad desata una gran carcajada,

y exclama, vanidosa…

“cuan equivocados estáis

aquellos que creéis haberme alcanzado.

La que os habla,

siempre más astuta,

siempre más veloz,

no se dejará apresar jamás.

Mi derrota será, por siempre,

vuestra caída.”

 

La felicidad de los hombres,

ese inescrutable misterio…

Pienso en el hombre feliz,

en el que, al menos, pretende serlo.

¿No se trata, acaso,

de aquel que vaga entre los avatares

de una existencia triste

justamente para no serlo?

Sergio Cernadas

A Coruña, 18 de abril de 2012